giovedì 24 settembre 2009

Para los pocos

Queridos pocos que quedan pero que mucho atienden:
Les dejo, despuès de tanto tiempo, una canciòn que escribì mirando las nubes. Hace mucho que no publico canciones aquì, se habràn dado cuenta.
Pero llegò la primavera y quiero festejar con ustedes mi canto.
Tìrense en la cama, sàquense antes los zapatos y si pueden, desnùdense de todo tipo de vestido.
Miren las nubes conmigo.

Yo miro las nubes que estàn el cielo,
donde un elefante se come a un lagarto…
Al lado de ellos se rìe un infante
y un caracol duerme de lentitud, harto.

Desde que he nacido vivo bajo el cielo.
Creo que estoy viendo un dragòn sin fuego.

Juego al universo de los parecidos.
Me envuelve una nube de algodòn, entero.
Yo miro este cielo y vuela mi mente.
Se abre firmemente todo el firmamento.

Lo dejo de lado buscando otro cielo.
Los aires no alcanzan si no son los buenos.





12 commenti:

SUsana ha detto...

Nick:
Gracias por iluminar más que el sol mi tarde quilmeña. ¡Qué bello poema!, ahora vuelvo para escucharlo. Primero leo, después escucho. Con el cine hacía al revés, o generalmente salía desilusionada.
Tocaste una cuerda muy sensible. Recordé a juglares, a María Elena, a don Federico... los evoqué
con mezcla de asombro y tristeza.
Te oigo,
SUsana

SUsana ha detto...

Nicolás:
Ahora conozco tu voz.
Tengo un temblequeo en la garganta y el recuerdo de tantas tardes, tirada en el pasto o la arena, al sol, mirando las nubes y poniéndole nombres a sus formas.
Gracias por "tus-mis" recuerdos.
SUsana

nick ha detto...

Querida Susana:
Yo pensè que ya habìas escuchado algo mìo en algùn lado. Si te fijàs, hay un sito my space donde hay algunas otras cosas y despuès encontraràs otras dando vuelta, como las nubes.
Què bueno que te haya llevado a tus nubes, eso es lo que quiero hacer con mi mùsica: llevarme a las nubes.

Yo tardè unos 40 años en conocer mi voz. Vos tuviste que ponerle menos tiempo, pero me encontraste cantando. Eso tambièn me gusta.

Hasta pronto.
Nick

.:*:. Ferípula .:*:. ha detto...

Hola Nickilindo!
Cuánto hacía que no te oía!!!!
También ando menos por la pista color borravino...borra vino????
Uy! esto da para un brindis y un versino, estaré mamadinino?
:P

Me quedé con las ganas de verte, la vez pasada. Mi mamá me llamó, desesperada... le entraron chorros, no sabés cómo estaba esa casa... Me dio tanta pena no estar un ratito con vos, hasta me había bañado!!!!!!!!!!!!!!!
ja!

Bueno, ahora estás en otoño, los buenos aires...soplan?

Te mando un abrazo fuerrrrte y seguro que la próxima nos vemos.

Saludos de Gaby!

RECOMENZAR ha detto...

Tus palabras y los comentarios forman uno en contexto.. me sonrío me gusta y me deleito con tu texto

SUsana ha detto...

Hola Nick:
Por favor,¿podés pasar por ANTOJOLÍA? Los chicos tienen algo para compartir con vos.
Gracias.
Beso
SUsana
artesanaentejido2.blogspot.com

SUsana ha detto...

Hola Nick en Buenos Aires:
Te vuelvo a escribir para que pases por ANTOJOLÍA, pues faltaba algo , lo completé y ya tengo mi nro de participante.
Fijate lo puesto en otro color, ahí está lo faltante.
Besos,
Nos vemos,
SUsana

SUsana ha detto...

Nick:
Hoy dejé en artesanaentejido.blogspot.com
un saludo para mi gente "especial". Con tu mudada no se si lo podrás ver.
Te dejo en ésta, tu casa, mi abrazo junto con mis deseos de ¡BUena Suerte!
Beso,
SUsana

Recursos para tu blog .:*:. Feripula .:*:. ha detto...

Como vai???
Quería saber de tí, de tu... de vos, che.
:)

Shalom Peña ha detto...

Ah las nubes...cómo no amarlas si a todos nos traen tanta paz e inspiración. Ojalá fueran más las oportunidades de tirarse en el césped para verlas pasar, ver sus formas y las historias que nos cuentan.

nick ha detto...

Hola Shalom, bienvenida al blog. En realidad no escribí esta canción tirado en el pasto, sino en una noche de nubes tirado en una reposera en mi terraza de Roma. La terraza sigue estando, Roma también. El que no está más ahí soy yo. Queda la canción para recordarme un cielo que nunca voy a olvidar. La canción tiene de bueno eso: es como un perfume indeleble que marca un tiempo, un lugar, un sentimiento. Si no tenés mucho tiempo para mirar las nubes, usá el tiempo del viaje en colectivo o esos momentos en los que algunos llaman "tiempo muerto". Siempre hay tiempo cuando hay tiempo.
Un saludo.
Nick

Shalom ha detto...

...y siempre hay tiempo cuando hay vida :D Ojalá que igualmente las historias y las nubes no se acaben mientras haya vida.

Gracias por sus palabras;siga compartiendo historias de su amada Roma en éste blog, que con gusto serán leídas y serán fuente de inspiración para escribir y vivir las propias....Saludos!