lunedì 26 gennaio 2009

El parque les ama.

Queridosidas:

Hoy, es decir, ayer, pensè en el Parque Lezama.
Consultè internet para saber algo màs de la historia de este parque, pero quien quiera obtener datos sobre fundaciòn y otras cosas puede ir a buscarlos.
No me gusta copiar historias relatadas por otros.
Les querìa contar lo que los libros no dicen de mi historia.
El Parque Lezama fue mi parque lejano.
Lo veìa siempre desde el colectivo, inmenso, imponente, movedizo, lleno de curvas.
El parque no tenìa rejas en ese entonces, no eran necesarias. Ahora parece una càrcel.
Por ahì bajaron desde siempre los kartings hechos con una tabla de madera y 4 rulemanes. El freno era una soga y el que no se preocupaba por frenar a tiempo terminaba colectiveado, tèrmino que uso para decir que uno queda aplastado por un colectivo.
En la primaria nos mandaron a hacer una visita al Museo de la calle Defensa. Lo que recuerdo de esa visita, ademàs del olor a madera hùmeda de los pisos, es el retrato de San Martìn, hèroe del cual tengo una imagen bien precisa dictada por los distintos retratos y por estar tambièn en los billetes que usàbamos en aquel entonces para comprar lo que se podìa con ellos.
Despuès, yendo yo al Otto Krause (del que un dìa les hablarè), pasaba todos los dìas con el 93, ese colectivo amarillo patito con lìneas rojas que siempre me pareciò muy pàlido, como si le dieran poco de comer. Yo no sè lo que come un colectivo, pero sì sè lo que come un colectivero....
Les decìa que, si de chico fui al parque a jugar y a la calesita y a tomarme un heladito, de adolescente me iba a caminar por las tardes despuès de salir del Otto. Me acuerdo que empezaba a notar las parejas que se besaban en una especie de no sè como se llama...a ver...esa cosa que tiene columnas y un techito redondo...buè, no me sale...
Los atardeceres del parque son estupendos como lo son las mañanas.
Las escalinatas invitan a recordar una historia por cada peldaño, sin que esto nos haga daño.

Recuerdo que un profesor nos contò de cuando trajeron el monumento ese enorme, donado por Uruguay, hecho en bronce. Serà por eso que està siempre bronceado...

Entrar en el parque es como entrar en un bosque màgico.

Caminarlo es encontrar identidad de porteño.

Por ùltimo, les dejo un recuerdo de cuando Defensa estaba empedrada.
Me daba cuenta de que llegaba al parque aùn estando dormido, porque los colectivos en esa bajada daban rienda suelta al acelerador, sobre todo cuando yo tenìa unas ganas locas de mear y el colectivero lo ignoraba. En esa bajada yo saltaba a otro mundo, un mundo de vibraciones intensas que nada tienen que ver con los vibradores.
Ahora Defensa està asfaltada, pero los colectiveros no perdieron el gusto de desafiar la masa en movimiento que les da poder, un poder sin lìmites que se termina (tal vez) cuando llegan al semàforo de Martìn Garcìa.

Ahì siempre hubo olor a yerba Flor de Lys, hasta que el depòsito cerrò.
Tambièn habìa olor a bizcochos, pero Canale tambièn cerrò.

Cerca del Parque Lezama hay un negocio ùnico y muy viejo. Sobre Patricios, un pequeño lugar guarda resortes. Un negocio de resortes...¿dònde habrà en el mundo un negocio de resortes?

Simple:
Cerca del Parque Lezama.

Going! Going! Going!

7 commenti:

.:*:. Ferípula .:*:. ha detto...

Nickizama:
(suena japo, no?)
El Lezama tiene una historia también para mí. Recuerdo un camino de la mano, allá por mis primeros adolescentes años,de un muchachito que debía irse..porque si no...lo iban, cuando en Tucumán comenzaban a aparecer los chicos de la guerrilla.

No es que él lo fuera, pero cuando la agenda tenía esos números...mas vale desaparecer.
Y recuerdo ese beso, frente al mirador que deba para el lado de la avenida, esa por donde pasa el 93. Todo era particularmente hermoso, y triste, porque de allí saldría a Israel, en un barco mercante.

Caminos que duraban poco.
Recuerdos eternos.

El 93 pasa por la puerta de mi casa.
Sigue así de amarillo y rojo, a la española.
Yo lo tomo para ir para el lado de Santa fe, pasa por el Zoo y el Botánico. Te cuento que sigue lleno de gatos. Hay un alcornoque que me gusta. Le clavás el dedo, porque no podés creer que "eso" sea corcho!!!!

Me gusta lo que contás. Tiene olor a tiempo. A fotos internas.
Ahora te estrellarías contra la reja, si se te da por la patineta. En realidad, casi todas las plazas de Baires están prisioneras. Es que había que curar por algú otro lado.

De Lezama me quedo con las pérgolas y los enormes jacarandá. Con esos macetones y los caminos anchos. Con la humedad y el fresco de los ladrillos. Y con el museo que hay detrás, de donde se robaron el reloj de Belgrano...

Sin ambivalencias.
Gracias por decir-me cosas tan claras.

Baccio!

Wanda Nara tuvo una nena!!! :S

.:*:. Ferípula .:*:. ha detto...

Curar no. Currar!
Lo cual parece no tener curra!

nick ha detto...

Querida Ferizama (suena a perizoma, no?)

Me quedè sorprendido leyèndote porque no me esperaba un comentario tan denso. Si vos decìs que mi post tiene olor a tiempo, lo tuyo no hace màs que acompañr esos años que nos dejaron huellas indelebles en todo sentido.
El Lezama siempre me supo a amor, aùn cuando no lo conocìa (el amor, digo)
Pienso en toda la gente que se tuvo que ir, pienso en mi amiga maestra que desapareciò, Marìa Alejandra Lefteroff, y de la que nunca màs tuve noticias.

En aquel entonces , lo ùnico que pude hacer fue cantar para las madres, canciones de Joan y de Silvio. Yo no tenìa canciones mìas.
Ayer repasaba con una amiga la historia de los gobiernos militares y de còmo el mundo està manejado por pocos.

Por lo que se refiere a las rejas...el mundo es un candado. Italia tiene una cantidad de rejas increìbles, todas las casas estàn enrejada. Y cuando vì Buenos Aires enrejada, los kioscos enrejados, las alarmas en las escuelas ...ahì empecè a entender que algo no andaba con la democracia.
Cuando vì los primeros cartoneros, familias con bebès a las 3 de la mañana juntando basura...

Pero no quiero hacer retòrica. Yo no soy historiador, no sè mucho de historia ni de geografìa. Me gusta el dibujo, la mùsica y el lenguaje de los seres humanos y el de las cosas. En eso està mi "misiòn" de vida, por ahora.

Espero encontrarte de nuevo en Baires para cuando vaya en mayo, ojalà que yo pueda ir y que vos puedas venir. Serà un ir y venir....
Besos
Nick

SUsana ha detto...

Hola NIck: Tenemos algo en común, nuestra coincidencia es Feri. En su blog encontré un comentario tuyo y quise saber más. Llego y los encuentro hablando del Parque Lezama. Vivo en Quilmes, así que muchas veces me estiré para verlo desde el cole 22 o el 159. Me encantaba ese mirar hacia arriba y esos caminos que daban vértigo. Con el tiempo supe de su relación con la inspiración de DON Ernesto Sábato cuando escribió "Sobre héroes y tumbas" y lo vi más lindo, cuando la realidad indicaba que pocas veces su pasto era verde o la basura estaba en su lugar. Cosa habitual en muchas plazas y parques.
En cuanto a las rejas, me imagino a Mafalda parada y opinando de y frente a ellas.
Hasta siempre, SUsana

nick ha detto...

Hola Susana!
Sos la primera nueva entrada desde hace muchìsimo tiempo en este blog, asì que bienvenida seas.
Me alegra haber despertado tu curiosidad y que te hayas tomado el internetivo para llegar hasta aquì.

Me decìs que vivìs en Quilmes. Podrìa postear algo sobre el viejo barrio Quilmes que conocì de chico, ya que mis primos carpinteros me enseñaron ahì los primeros pasos de carpinterìa.

Quilmes me pareciò siempre lejana. Pero mucho. Creo que tomaba el 158 para ir hasta ahì, ese verde y amarillo. Eran muy viejos y el viaje me parecìa siempre una expediciòn a los indios Ranqueles, aunque tambièn estaban los indios Quilmes, si no me equivoco històricamente escribiendo.
Me queda grabado el sìmbolo de la cerveza y tambièn las viejas casas de los cerveceros, de los obreros que cerveceaban todo el dìa.
Me acuerdo de las calles de tierra, que despuès fueron asfaltadas y me acuerdo dando vueltas en un fitito con un colectivo que me odiaba porque yo estaba adelante y habìa apenitas sacado el registro de conducir.
Pero lo que màs me acuerdo son los atardeceres rojos y los sapitos y los grillos y los mosquitos. Y tambièn amores imposibles...


Por lo que se refiere a tu comentario, tal vez Mafalda podrìa decirnos tantas cosas. Las rejas son siempre un sìntoma de temor y me da mucha pena que lo primero que hagan en una casa sea cubrir las ventanas con enrejados. Ya no hablo de las rejas que se hacìan a mano. En Baires hay ejemplos de herrerìa que te dejan con la boca abierta. Me refiero a las nuevas rejas, econòmicas, industriales y horribles que se usan para cerrar una entrada. En mi perìodo de estudiante de construcciones, nosotros ponìamos rejas inclinadas, para que pareciera que hubiera movimiento. Pero tambièn esas me resultann horribles.

Tuve la suerte de ver crecer Buenos Aires de a poco, cuando muchos edificios del puerto todavìa no existìan. Y ahora veo que se construye de todo, robàndole terreno al Rìo de la Plata....me parece tan absurdo!!!! ganarle terreno al rìo...que idiotez para un paìs tan grande como el nuestro!!!

Pero la guita determina lo que da guita, asì que seguiremos viendo construir y rellenar un rìo inutilmente.


Como siempre, me fui por las ramas de un àrbol del Parque Lezama...

Gracias por pasar.
Voy a visitarte ahora.
Chau
Nick

SUsana ha detto...

Nick: Nací en Quilmes, 4ta.generación por mi papá.
Vivo enfrente del barrio de La Cervecería, que por esas cosas de la globalización vaya uno a saber quienes son mis vecinos. Se acabó todo lo que era una ayuda a los trabajadores, es más, casi no hay trabajadores. Ni hablar de las bicicletas y la sirena que marcaba la entrada y salida de los obreros. Hasta una chimenea le sacaron, nunca supe porque...
El colectivo es el 148, "El Halcón", y alguno de los que tomaste deben estar funcionando en una línea "trucha".
Si venías por estos lares tomarías la Q, pues los otros iban y van por Calchaquí. Trabajé en la Escuela 30 que pertenece al barrio y hubo varios carpinteros por la zona, sigo viendo a Hugo, que tiene aproximadamente tu edad, hijo y a veces, carpintero.
Quedan pocas calles de tierra por acá, pero sigue siendo un barrio. Nací a 3 cuadras de donde vivo, si mirás "Mis raíces" vas a encontrar estampas de Quilmes. Espero que los amores dejaran un grato recuerdo.
Me alegra mucho tu contestación, si bien cuando empecé, hace hoy 2 meses, pensé como docente y tejedora, dar una especie de clases virtuales. Lo mío es transmitir, para que tanto trabajo, tanta experiencia en 1 sólo recipiente, por eso nos conectamos bien con Feri, digo que nos olemos el "Chanel 5 tiza" a la distancia.
Me encanta leer las indicaciones en italiano. Sos el 2do., pero el 1ro, italiano de nacimiento, me escribió en inglés, para mí, demasiado...
Si tenía que pensar en una estatua,apstaría por San Martín, que historia habrá llevado a Mitre hasta allí.
Bueno, me encantó encontrarte y te voy a seguir a través del blog,si encuentro Seguidores.
Cuidate, cariños, SUsana

SUsana ha detto...

Nick: escribí sobre tu comentario, sin polemizar, pero quiero que estés
enterado.
Me divertí con los dip y triptongos, ¿algo de tiza en el aire?
SUsana